Principios

​Nuestros principios:

  • Implicación: CIM Burkina se implica activamente con la mejora de la educación en las escuelas de los departamentos de Gaoua y Arbollé en particular y otras escuelas del país en general, estableciendo su compromiso de colaboración, así como con la formación y el empoderamiento de la mujer en todos los frentes.
  • Participación: Apostamos por la participación plena de la población local, que es quien efectúa el diagnóstico de sus necesidades y ejecuta el trabajo de puesta en marcha de los proyectos, siendo nuestro rol el de colaboración y puesta a disposición sin tomar protagonismo.
  • Respeto: Uno de los pilares de CIM es el respeto a las personas y a las diferentes creencias, tanto culturales como religiosas.
  • Austeridad: CIM Burkina no tiene gastos de infraestructuras, ni viajes, ni dietas, ni intermediarios. Los viajes al terreno son financiados por el bolsillo de quienes lo realizan, por lo que los fondos recaudados, sea cual sea su fuente, son dedicados íntegramente a sacar adelante los proyectos.
  • Solidaridad: Nuestras acciones van encaminadas a fomentar la colaboración con las niñas/os y las mujeres, por ser los sectores más desfavorecidos. 
  • ​Igualdad: Destacamos nuestra actuación para la igualdad de oportunidades así como el desarrollo mediante un trabajo constante en este sentido, estableciendo como prioritaria la igualdad de género como derecho fundamental.
  • Transparencia: Tenemos diferentes canales de comunicación para mantener la información de nuestras actividades y poder informar a quien lo desee. Asimismo, los estatutos, las cuentas y las memorias anuales están publicadas en nuestra web.
  • Apertura: Estamos abiertos a nuevas propuestas de actuación y a la colaboración de todo el que esté interesado en este trabajo.
  • Cultura de paz: La paz es mucho más que la mera ausencia de guerra. Hablar de PAZ, en mayúsculas, es hablar de igualdad de oportunidades para todas las personas; de respeto de derechos y libertades; de solidaridad y cooperación entre todas las personas para crear un mundo de bienestar compartido y de justicia social. Entendemos que la educación es el camino para todo ello. La educación, en definitiva, promueve valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos.
  • Responsabilidad ambiental. Orientamos nuestras actividades de modo que tengan en cuenta las mejores prácticas ambientales o de producción más limpia y respetuosa con el medio ambiente, considerando el cuidado de este como un elemento imprescindible y transversal a todos nuestros proyectos.